El lobby de la caza carga contra los científicos que no quieren corromperse a su favor

A raíz de un trabajo de investigación presentado por un científico del Instituto de Investigación en Recursos Cinegéticos (IREC) en el I Congreso Ibérico de Ciencia Aplicada a los Recursos Cinegéticos (CICAR) y titulado «El Conflicto de la Caza como Caso de Estudio», los apoderados del lobby de la caza han cargado contra la ciencia y los investigadores que no se arrodillan ante ellos. La Fundación Artemisan, entidad formada por los señoritos y poderosos del lobby cinegético, y la Real Federación Española de Caza han expresado su malestar contra la ciencia, exigiendo medidas contra la publicación de datos y la discusión de la información referente a las prácticas de los miembros de su colectivo.

La Real Federación Española de Caza ha pedido la dimisión del director del Instituto de Investigación en Recursos Cinegéticos del CSIC dado que las conclusiones y datos aportados por los trabajos de investigación realizados en este centro aportan conclusiones negativas para el desarrollo de la actividad de la caza deportiva en España.

Ante esta situación bochornosa, la propia RFEC se deja en evidencia al criticar a un investigador que aporta unos datos que ellos mismos han confirmado: que las administraciones autonómicas no hacen ningún estudio específico o concreto sobre la situación de las especies cinegéticas.

Para los poderes de la caza es sencillo: si la ciencia contradice el libre albedrío de su colectivo, es un enemigo al que abatir, combatiéndolo como sea posible. Para ellos los científicos no están para ahondar objetivamente en el conocimiento. Debemos recordar que en nuestro país este lobby se mantiene en actividades de gestión y otras áreas que deberían ser especializadas, a través de informes hechos a dedo y de pseudociencia, como expone el trabajo de investigación atacado por el radicalizado lobby de la caza.

Los grandes de la caza piden que su hobby sea alabado e intachable y así reclaman ante toda autoridad pertinente al respecto de esta investigación presentada en un congreso. Aunque parezca mentira, el IREC se ha bajado los pantalones y ha pedido públicamente disculpas  por el simple hecho de que un investigador haga lo que tiene que hacer, investigar y contrastar.

Comparte
Publicado en Noticias y etiquetado , .