El lobby Ugam-Coag defiende el terrorismo incendiario y echa la culpa al lobo.

El sindicato a base de subvenciones públicas UGAM-COAGse ha pronunciado en las redes sociales a raÍz de los episodios de terrorismo ambiental que está sufriendo la región de Cantabria. Desde hace más de 6 días, Cantabria lucha contra los más de 50 focos de incendios forestales provocados por paisanos que nada valoran la vida y patrimonio de sus vecinos. A día de hoy miles de hectáreas de biodiversidad han sido perdidas a causas de la actividad intencionada de los radicales del lobby agrario.

En un tono categórico superior al de cualquier teoría científica confirmada, los expertos de medio ambiente de este sindicato radical afirman que la pérdida de miles de hectÁreas de biodiversidad por parte de los miembros del colectivo al que defiende no es ningún problema ambiental, sino una actividad que se hace todos los años y es necesaria para evitar fuegos mayores. Es de suponer que así asumen que, si uno quema antes, ya no habrá nada que otro terrorista ambiental pueda quemar después.

Este grupo de enterados defiende la creación de una Mesa del Fuego en la que ellos estén presentes como expertos en la materia, obviamente, proponiendo sin pelos en la lengua el gestionar el monte a base de fuego. Esto atiende a los planes de subvenciones de la PAC, a base de subvenciones por pastos, aumentando así el lucro a base de dinero público de todos los españoles a los que están despojando de su patrimonio natural.

Este sindicato que se lucra con compensaciones y subvenciones por prácticas respetuosas con el medio y su comunidad biológica, quiere imponer el aumento del cabezas de ganado, aumentando la carga sobre los recursos disponibles en el espacio y anteponiendo sus intereses privados a esa coexistencia por la que se supone que se les conceden subvenciones y compensaciones.

Dado que todo esto suena dantesco e imposible de creer en una sociedad avanzada científica e intelectualmente en el siglo XXI, se adjunta el comunicado completo de UGAM-COAG:

 

Finalmente, los expertos en ecología y ciencias naturales de UGAM-COAG concluyen que la culpa de los incendios es del lobo (Canis lupus) el cual piden debe ser drástica y radicalmente reducido. Estaba política radical antifauna se apoya en las claras evidencias «creemos», dado que las creencias de este grupo extremista son empíricas y máximo objeto de valor a la hora de tomar medidas.

Por desgracia, estas macabras ideas que atentan contra el bien común, la salud pública y el patrimonio natural de los españoles no tendrán ninguna persecución, sino que son perdonadas por los diferentes partidos políticos en un movimiento electoral a cambio del voto de estos radicales a los cuales hay que seguir regalando sus caprichos incendiarios a costa del bolsillo y la naturaleza de todos.

Comparte
Publicado en Noticias.