Matan y entierran un lince ibérico en un coto de caza

La Junta de Andalucía ha comunicado el hallazgo del cadáver de un lince ibérico (Lynx pardinus) que se encontraba enterrado en un coto de caza en Bolullos par del Condado, en Huelva.

Según el estudio realizado al cuerpo del lince por El Centro Andaluz de Diagnóstico (CAD) de la Fauna Silvestre, se ha concluido a través de la necropsia que el lince murió a causa de disparos recibidos. Un lince abatido por un usuario de un arma de caza en un coto de caza. En este caso el Seprona de la Guardia Civil ha abierto una investigación al respecto.

Debido a la gravedad de los hechos, la Delegación Territorial de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio de Huelva ha suspendido cautelarmente la actividad cinegética en el coto de caza ‘Las Mercedes’.

Un suceso más entre todos los que ocurren cada semana contra nuestra fauna protegida a causa de los cazadores y a los que el colectivo cinegético se obceca en considerar «casos aislados». ¿Cuántos casos aislados permanecen enterrados en terrenos de uso cinegético?.

 

Incendio en El Algarve obliga a evacuar a los linces del centro de cría de Portugal

El incendio que asola El Algarve, en Portugal, con más de 20.000 hectáreas calcinadas ha obligado a evacuar a los linces ibéricos que habitan el centro de cría ubicado en Silves. Son 29 individuos de varias edades y sexos los que han sido enviados a diferentes centros de Extremadura y Andalucía para garantizar su supervivencia.

La cooperación entre los ministerios de España y Portugal, así como las comunidades autónomas, ha permitido el rápido traslado de los individuos. El Centro de Cría de Granadilla, en Zarza de Granadilla (Cáceres), ha acogido a nueve ejemplares. Otros ocho linces han sido enviados a El Acebuche (Huelva). Los otros 12 animales están en La Olivilla (Jaén).

Presunta muerte de un cachorro de lince ibérico a manos de dos perros de un particular

Un hombre está siendo investigado como presunto responsable de la muerte de un cachorro de lince ibérico (Lynx pardinus)al que atacaron sus dos perros.

Según denuncia el Seprona de la Guardia Civil, el día 7 de junio en los pinares de Aznalcázar (Sevilla) el propietario de los perros los dejó sueltos y sin medida de control alguno como bozal, lo que se tradujo en un encuentro entre estos perros y un cachorro de lince ibérico al cual atacaron y que falleció debido a las heridas causadas.

El lince ibérico es una especie protegida catalogada como en peligro de extinción y los pinares de Aznalcázar conforman parte de su hábitat en Sevilla. La Guardia Civil ha informado que el suceso está siendo investigado por un delito contra la Protección de la Flora y la Fauna Silvestre. Desde la Guardia Civil han recordado que los propietarios de perros tienen la obligación de evitar que persigan a especies de la fauna silvestre y que estas sean molestadas.

Esto es únicamente un caso en el que la víctima ha sido una especie emblemática, pero los efectos de perros descontrolados afectando letalmente a la fauna son comunes y son únicamente culpa de dueños sin escrúpulos que anteponen el soltar a sus perros por encima de la conservación de fauna y espacios naturales.

A un dueño de un perro puede parecerle que su mascota se estará divirtiendo al estar suelta en un espacio natural, pero en ese momento de pérdida de control esa mascota puedes destrozar nidadas, separar a madres de crías o provocar la muerte de individuos como el caso de este lince ibérico. El efecto de los perros descontrolados sobre la fauna silvestre no es una broma, hay publicaciones científicas al respecto (Young et al., 2011; Hughes & Macdonald, 2013) por lo que los dueños de los perros deberían reconsiderar si les importan los animales y la naturaleza.

 

Referencias:

Hughes, J., & Macdonald, D. W. (2013). A review of the interactions between free-roaming domestic dogs and wildlife. Biological Conservation, 157, 341-351.
Young, J. K., Olson, K. A., Reading, R. P., Amgalanbaatar, S., & Berger, J. (2011). Is wildlife going to the dogs? Impacts of feral and free-roaming dogs on wildlife populations. BioScience, 61(2), 125-132.