neandertal practicando canibalismo

El PP y su pseudociencia paleontólogica, por Suárez Illana

 

“Los neandertales también usaban el aborto, esperaban a que naciera y le cortaban la cabeza”. Con estas categóricas palabras, Adolfo Suárez Jr, hijo de un duque, niño puesto y experto en paleoantropología, informa a todos los votantes españoles sobre la realidad de la evolución de la etología humana.

De cara a validar su postura y la de su partido ante una sociedad española dispuesta a otorgar votos a cualquiera debido a su nulo interés por el conocimiento científico, el número dos del PP por Madrid ha iluminado a la ciencia con esta nueva hipótesis.

Quizás para comenzar, este ilustre de España, debería considerar que el aborto es el hecho de una interrupción del embarazo antes del parto, ya sea esta natural o provocada. Por lo tanto, eso de «esperaban a que naciera» no es aborto, sino infanticidio.

A lo mejor, si los grandes políticos, esos ilustres formadísimos capaces de dirigir y opinar con una base de conocimiento, supieran de lo que hablan, recordarían que los seres humanos somos animales y que muchos animales cuidan de su descendencia y que por desgracia otros, incluyendo individuos de especies con cuidados parentales, comenten infanticidio. Y este comportamiento ha sido algo natural de nuestra especie y de los neandertales (Vančatová, 1993).

Y por si algún lector está interesado, el aborto no es solo cosa humana, las geladas (Theropithecus gelada) pueden inducirse el aborto cuando un macho nuevo con tendencias infanticidas llega a su núcleo social (Roberts et al., 2012).

 

Referencias:

Roberts, E. K., Lu, A., Bergman, T. J., & Beehner, J. C. 2012. A Bruce effect in wild geladas. Science, 335(6073), 1222-1225.

Vančatová, M. A. 1993. Infanticide in Primates. Global bioethics, 6(3), 187-192.

El Gobierno de Aragón no quiere osos

Tras años difundiendo al oso para atraer turistas, ahora que el núcleo del Pirineo aragonés occidental está condenado a la desaparición, el Gobierno de Aragón de PSOE-Chuna, apoyado por Podemos, ha expresado su malestar y su negación ante el programa de reintroducción del oso en el Pirineo occidental que pretende llevar a cabo la Prefectura de los Pirineos Atlánticos.

El gobierno francés continúa con su plan de potenciar la presencia de oso pardo (Ursus arctos) a partir de ejemplares de la especie procedentes del este de Europa ya que recordemos la última osa de origen occidental de la región murió a manos de cazadores en 2004. En la actualidad la población occidental del Pirineo cuenta únicamente con dos ejemplares residentes, entre los valles franceses de Aspe y Ossau y los españoles del Roncal (Navarra), Ansó, Hecho, Aragüés y Aísa.

La respuesta por parte  de la directora general de Sostenibilidad, Pilar Gómez, informa que el Gobierno de la Comunidad Autónoma no tiene conocimiento oficial sobre este tema, y muestra su descontento «por no haber sido consultados, ni haber recibido información alguna por la parte francesa sobre la reintroducción de dos osas en esta zona del Pirineo». Y que expresan su «malestar y preocupación» por el intento de conservación del núcleo osero, todo esto desde una entidad con la palabra «sostenibilidad» entre sus siglas.

 

Moratoria a la caza de la tórtola europea para salvar la especie.

Europa aprueba una moratoria a la caza de la tórtola para salvar la especie.

Esta especie disfruta de las áreas abiertas con extensos matorrales y árboles dispersos, los cuales se ven disminuidos por la intensificación y cambio de los terrenos agrícolas. Su declive en España es alarmante, ya se ha perdido el 30% de la población de tórtola española en los últimos 10 años sin que se tomasen medidas para frenarlo. Y es que un problema adicional para estabilizar los números de esta especie es la caza. Este ave se ve sometida a una elevada presión cinegética al final de su periodo reproductor, durante la temporada de caza llamada media veda. Según los datos oficiales publicados, la actividad cinegética legal acabaría con unos 700.000 ejemplares al año. A lo que debe sumarse la actividad ilegal en países Mediterráneos que acaba con 300.000-900.000 ejemplares de tórtola europea al año según Birdlife.

Según  los datos estadísticos sobre el número de capturas ofrecidos por el Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente (MAPAMA), hubo un aumento en el número de ejemplares abatidos de 2005 a 2014 a pesar de la recesión de la especie. Los datos poblacionales obtenidos del programa SACRE 2016 de SEO/BirdLife, indican un declive del 30% de su población en la última década.

Por lo tanto, el Plan de Acción para la tórtola europea ( Streptopelia turtur) que ha aprobado la Comisión Europea aprueba una suspensión de la caza de la especie de manera temporal hasta que se alcancen números poblacionales sostenibles que permitan recuperar su caza. Son fundamentalmente las  prácticas agrícolas y cinegéticas las que inciden en su estado desfavorable y esta prohibición momentánea podría permitir que durante un tiempo sobrevivan unos 700.000 ejemplares más al año durante su paso por España, lo que podría ayudar a minimizar la pérdida de individuos que está sufriendo la especie.

El plan europeo pide que se regule la caza y se realice una gestión sostenible basada en la demografía de la especie, las poblaciones existentes y que prohíba la caza en la época de cría y también en la pre-nupcial y que realmente se persigan las infracciones.

No obstante, la medida para salvar a la tórtola europea no ha gustado a los cazadores de tórtolas, quienes ya expresan su desacuerdo con las medidas de conservación de la especie a través de las redes sociales. Veremos si finalmente estas medidas llegan a aplicarse.

El urogallo está desapareciendo de Asturias.

La desaparición del urogallo en Asturias es inevitable según técnicos del Principado de Asturias. Ya hace unos días, Fernando Lastra,consejero de Infraestructuras, Ordenación del Territorio y Medio Ambiente del Principado de Asturias,  aceptaba que el proyecto Life Urogallo no ha dado buenos resultados y advertía que posiblemente la especie quizás se encuentre en un  serio proceso de extinción. Tras un proyecto LIFE de 6 años llevado a cabo entre 2010 y 2016 y una inversión de 6 millones de euros, ni el dinero ni la inversión técnica han conseguido ayudar a la conservación de la especie.

El proyecto LIFE y sus resultados han sido duramente criticados por científicos (Rodríguez-Muñoz et al., 2017) y colectivos conservacionistas. Tras la cuantiosa cantidad monetaria aportada  para el proyecto, responsables y administraciones poco han hecho para solventar los problemas que han agravado la situación del urogallo, una especie que ha llegado a este punto crítico debido a la caza, la cual mermó sus poblaciones antes de prohibirse en los años 70 del pasado siglo (Rodríguez-Muñoz et al. 2015).

En esta última década en la que la especie ha gozado de protección estricta y de dicho proyecto de conservación, las administraciones pertinentes no han tomado las medidas necesarias para preservar su estabilidad. El hábitat del urogallo ha continuado viéndose afectado y no se ha procurado el conectar las masas forestales ni se ha hecho nada para evitar las actividades antrópicas negativas para la especie, dando prioridad al uso y disfrute humano dentro de los espacios protegidos.

En esta situación demencial, el Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente ha decidido sus propias medidas a tomar para gestionar al urogallo tras los fracasos ya sufridos. La primera de ellas es el continuar con la cría en cautividad, cuando esta misma ha sido declarada inviable en la situación actual por expertos en urogallo (Rodríguez-Muñoz et al., 2017) y a pesar de que el centro de cría no funciona correctamente como afirma el veterinario del centro, Ramón Balsera, al asumir que los resultados no son buenos. La otra medida de gestión por parte del Ministerio consiste en el exterminio de especies depredadoras, una medida no probada científicamente y que ha molestado a los científicos presentes en las jornadas técnicas del urogallo. Aún así, representantes del ministerio han confirmado que ya han empezado a desarrollar esta actividad letal contra los depredadores naturales.

Referencias:

Rodriguez-Muñoz, R., Rodríguez del Valle, C., Bañuelos, M.J. y Mirol, P. 2015. Revealing the consequences of male-biased trophy hunting on the maintenance of genetic variation. Conservation Genetics. Doi: 10.1007/s10592-015-0747

Rodríguez – Muñoz, R., Bañuelos, M. J., Blanco – Fontao, B.,  González, M.A. & Quevedo, M. 2017. A reply on the 10 main results of the LIFE+ Cantabrian Capercaillie Project. Grouse News, 54, 10-12

La Junta busca cómo seguir eliminando lobos y pide tranquilidad a los colectivos antilobo

18/05/2018

La consejera de Agricultura y Ganadería y portavoz de la Junta, Milagros Marcos, pidió ayer tranquilidad a los ganaderos radicales antilobo y aseguró que trabajan en un nuevo decreto para poder volver a matar lobos en el Norte del Duero en el menor tiempo posible.

En la rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno informó de sus intenciones. En sus palabras «la conservación de la especie es compatible con la actividad económica en el mundo rural», entendiendo como conservación la muerte de individuos de la especie a costa de las creencias acientíficas de responsables de la Junta.

Todo esto como respuesta a la iniciativa por la conservación de la especie Canis lupus por la cual el Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León ha paralizado la caza del lobo en el norte del río Duero durante la temporada 2018-2019 al ser esta contraria a la conservación y bienestar de la especie.

En sus palabras la consejera endulza su propósito de matar lobos acompañándolo de las palabras «sostenibilidad» y «conservación» cuando se refiere a una actividad letal totalmente contraria a estos criterios.

Así vuelve a insistir en «que se garantizará la sostenibilidad de la especie para lo que se deben adoptar medidas contra la superpoblación» en un énfasis de edulcorar el pretexto de matar lobo con el concepto acientífico de la superpoblación de un carnívoro depredador apical con control demográfico propio en su misma biología.

La Junta y sus representantes venden pseudociencia a los ciudadanos en su búsqueda por continuar matando lobos y contentar a los colectivos más radicales, ocultando que la superpoblación de lobos es un concepto irreal científicamente hablando y obviando que en las últimas décadas, el conocimiento científico a nivel internacional ha demostrado que matar lobos va contra su conservación y los intereses humanos y que es una actividad acientífica (Wallach et al., 2009; Wielgus & Peebles, 2014; Fernández-Gil et al., 2016; Treves et al., 2016; Bergstrom, 2017;  Stone et al., 2017  ).

Referencias:

Bergstrom, B. J. (2017). Carnivore conservation: shifting the paradigm from control to coexistence. Journal of Mammalogy, 98(1), 1-6.

Fernández-Gil, A., Naves, J., Ordiz, A., Quevedo, M., Revilla, E., & Delibes, M. (2016). Conflict misleads large carnivore management and conservation: brown bears and wolves in Spain. PloS one, 11(3), e0151541.

Stone, S. A., Breck, S. W., Timberlake, J., Haswell, P. M., Najera, F., Bean, B. S., & Thornhill, D. J. (2017). Adaptive use of nonlethal strategies for minimizing wolf–sheep conflict in Idaho. Journal of Mammalogy, 98(1), 33-44.

Treves, A., Krofel, M., & McManus, J. (2016). Predator control should not be a shot in the dark. Frontiers in Ecology and the Environment, 14(7), 380-388.

Wallach, A.D., Ritchie, E.G., Read, .J & O’Neill, A.J. (2009). More than Mere Numbers: The Impact of Lethal Control on the Social Stability of a Top-Order Predator. PLos One  4(9), e6861.

Wielgus, R.B. y Peebles, K.A. (2014) Effects of wolf mortality on livestock depredations PLoS One 9(12), e113505.