Un ovejero aficionado se inventa un «ataque de buitres» que le matan 35 ovejas y lo hace viral. En realidad fueron perros.

Un joven propietario de ovejas de iniciales G. G. propio de inundó las redes sociales con un video denuncia en el cual incitaba a viralizar su historia. Rápidamente el video se hizo viral dada la rabia manifiesta en la videodenuncia realizada por el joven dueño de las ovejas, a las cuales en sus propias palabras «cuida después de trabajar» y es una cuestión de «tradición familiar», recalcando que no es un ganadero profesional y que no monitoriza ni controla a sus reses de una manera eficaz. Al parecer y según se comunicó, murieron 35 ovejas. Según él, ha causa de los buitres, por lo que pidió la viralización de su historia y la demonización de estos animales.

En el video se manifiesta rabia, incomprensión y odio contra la fauna salvaje, se arremete especialmente contra los buitres, a los que el dueño de las ovejas muertas y heridas culpa del ataque. El propietario de las ovejas no estaba allí, no vio que pasó ni tiene conocimientos expertos sobre fauna ibérica ni necrobiosis, pero dictamina categóricamente la culpa  de su mala praxis sobre los buitres.

Rápidamente multitud de radicales: cazadores, ganaderos y demás carentes de educación zoológica difamaron la imagen popular de los buitres, viralizando el video que rápidamente llego a 1,4 millones de reproducciones y fue compartido en redes sociales millares de veces. Medios acientíficos como Jara y Sedal aún mantienen el video en sus redes sociales y plataformas online. En facebook y youtube los comentarios se encendieron rápidamente, con desconocedores de la fauna autóctona alarmados por un posible ataque a animales sanos y con cazadores y otros radicales pugnando por la posibilidad de abatir a estas aves protegidas.

Jara y Sedal, el medio acientífico de caza y pesca aún mantiene el video contra los buitres en las redes sociales. Algunos de los comentarios vertidos en el mismo.

Club Caza y su falsa noticia en facebook. Algunos comentarios de los cazadores seguidores de esta web radical deseando matar a los buitres.

A los pocos días, según informó el gobierno, técnicos y Agentes de Protección de la Naturaleza del Gobierno de Aragón, junto al veterinario de la cooperativa San Simón y San Judas de Tauste recogieron muestras biológicas de la explotación: una oveja adulta y un juvenil, junto al veterinario de la cooperativa San Simón y San Judas de Tauste para trasladarlos a un centro donde se les pudiera realizar una necropsia.

En el informe emitido por los veterinarios del Centro de Recuperación de Fauna Silvestre de La Alfranca, correspondientes al Gobierno de Aragón, se concluye que las heridas realizadas en vida sobre los animales estudiados corresponden a un cánido de mediano tamaño, es decir a un perro. Quedando la historia del chico de las ovejas en un bulo difamatorio que buscaba crear alarma social sobre un conjunto de animales salvajes y encender la opinión pública. Así lo que se convirtió en una supuesta denuncia viral, acabó en ridículo.

Por desgracia, la ignorancia y la falta de educación en ciencias naturales  han jugado su papel, y el daño social a los buitres está ya hecho.

Las federaciones de pesca de Castilla y León dicen que los cormoranes acabarán con las truchas sin ciencia que lo avale.

Es una exigencia de los pescadores: deben eliminarse los cormoranes o la trucha desaparecerá.

Según pescadores y la periodista de la SER Beatriz Álvarez, la presencia «cada vez mayor» de cormoranes en las masas de agua de Castilla y León está poniendo en peligro a la trucha (Salmo trutta). Esto sería lo que las federaciones de pescadores llevarían tiempo denunciando y piden que se catalogue a los cormoranes grandes (Phalacrocorax carbo) como especie cinegética, para así  eliminarlos reduciendo su número para impedir la desaparición de las truchas.

 Los pescadores quieren disfrutar de su hobby favorito y no quieren compartirlo con los depredadores de las truchas que forman parte de la naturaleza. Dicen no comprender como siendo la trucha una especie de Interés Preferente no se la proteja de la actividad gastronómica de estas aves. En terminos de la periodista y los pescadores «solicitaa la administración  que se declare especie cinegética al cormirán grande para poder ser cazado y salvaguardar la población de truchas ante el riesgo de que éstas desaparezcan». Todo ello desde la opinión propia y sin aportar ningún dato científico.
Inventando su ciencia propia del «yo opino que los las truchas van a desaparecer por los cormoranes», olvidan que el interés y actividad de las pesca sobre la trucha común no ha sido siempre beneficioso, dado que las poblaciones se han visto afectadas por la pesca (Almodóvar & Burgaleta, 1993; Almodóvar & Nicola, 1998; 2004) y las repoblaciones mal conducidas (García Marín et al., 1998, 1999; Machordom et al. 1999). Estas actividades han sido consideradas beneficiosas desde el lobby de la pesca, pero los estudios científicos no lo muestran tan claro.
Por otra parte se observa un declive de las poblaciones de trucha común debido a la degradación que la actividad humana ha causado en los ríos (Almodóvar & Burgaleta, 1993; Almodóvar, 2002; Nicola & Almodóvar, 2002). Sin embargo sigue sin haber evidencias de que la actividad letal sobre el cormorán salve a las truchas, además de ser un atentado contra la biodiversidad.
La radicalización acientífica de un sector que actúa como un lobby es un problema para la conservación y para el patrimonio natural de todos los ciudadanos. Que sus peticiones demenciales sean consentidas por la administración sería un sin sentido y que los profesionales de la informacion den crédito y divulguen estas opiniones propias como si fueran ciencia cierta es un peligro que solo produce desinformación y puede causar un mal efecto sobre la fauna.
La pseudociencia de la opinión de colectivos radicales es un grave problema al que se enfrenta la poblacion española y que autoridades y científicos deberían ayudar a atajar cuanto antes, pues los resultados de estas difamaciones y creencias podrían ser fatales para el medio ambiente.
Referencias:
Almodóvar, A. 2002. La trucha común hacia una nueva estrategia de conservación. Atlas y Libro Rojo de los Peces Continentales de España, Dirección General de Conservación de la Naturaleza, Museo Nacional de Ciencias Naturales, 2nd Ed. Madrid, 303-311.
Almodóvar, A., & Nicola, G. G. 1998. Assessment of a brown trout Salmo trutta population in the River Gallo (central Spain): angling effects and management implications (Salmonidae). Italian Journal of Zoology, 65(S1), 539-543
Almodóvar, A., & Nicola, G. G. 2004. Angling impact on conservation of Spanish stream‐dwelling brown trout Salmo trutta. Fisheries Management and Ecology, 11(3‐4), 173-182.
Almodóvar, A., & Burgaleta, A. 1993. Productions of brown trout (Salmo trutta) in five rivers of central Spain under different angling impact. In Ecological Basis for River Management Symposium
García‐Marín, J. L., Sanz, N., & Pla, C. 1998. Proportions of native and introduced brown trout in adjacent fished and unfished Spanish rivers. Conservation Biology, 12(2), 313-319
García‐Marín, J. L., Sanz, N., & Pla, C. 1999. Erosion of the native genetic resources of brown trout in Spain. Ecology of Freshwater fish, 8(3), 151-158
Machordom, A., J.L. García-Marín, N. Sanz, A . Almodóvar & C. Plá 1999. Allozyme diversity in brown trout (Salmo trutta) from Central Spain: Genetic consequences of restocking. Freshwater Biology 41(4): 707-717
Nicola, G. G., & Almodóvar, A. 2002. Reproductive traits of stream‐dwelling brown trout Salmo trutta in contrasting neighbouring rivers of central Spain. Freshwater Biology, 47(8), 1353-1365.

La Junta busca cómo seguir eliminando lobos y pide tranquilidad a los colectivos antilobo

18/05/2018

La consejera de Agricultura y Ganadería y portavoz de la Junta, Milagros Marcos, pidió ayer tranquilidad a los ganaderos radicales antilobo y aseguró que trabajan en un nuevo decreto para poder volver a matar lobos en el Norte del Duero en el menor tiempo posible.

En la rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno informó de sus intenciones. En sus palabras «la conservación de la especie es compatible con la actividad económica en el mundo rural», entendiendo como conservación la muerte de individuos de la especie a costa de las creencias acientíficas de responsables de la Junta.

Todo esto como respuesta a la iniciativa por la conservación de la especie Canis lupus por la cual el Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León ha paralizado la caza del lobo en el norte del río Duero durante la temporada 2018-2019 al ser esta contraria a la conservación y bienestar de la especie.

En sus palabras la consejera endulza su propósito de matar lobos acompañándolo de las palabras «sostenibilidad» y «conservación» cuando se refiere a una actividad letal totalmente contraria a estos criterios.

Así vuelve a insistir en «que se garantizará la sostenibilidad de la especie para lo que se deben adoptar medidas contra la superpoblación» en un énfasis de edulcorar el pretexto de matar lobo con el concepto acientífico de la superpoblación de un carnívoro depredador apical con control demográfico propio en su misma biología.

La Junta y sus representantes venden pseudociencia a los ciudadanos en su búsqueda por continuar matando lobos y contentar a los colectivos más radicales, ocultando que la superpoblación de lobos es un concepto irreal científicamente hablando y obviando que en las últimas décadas, el conocimiento científico a nivel internacional ha demostrado que matar lobos va contra su conservación y los intereses humanos y que es una actividad acientífica (Wallach et al., 2009; Wielgus & Peebles, 2014; Fernández-Gil et al., 2016; Treves et al., 2016; Bergstrom, 2017;  Stone et al., 2017  ).

Referencias:

Bergstrom, B. J. (2017). Carnivore conservation: shifting the paradigm from control to coexistence. Journal of Mammalogy, 98(1), 1-6.

Fernández-Gil, A., Naves, J., Ordiz, A., Quevedo, M., Revilla, E., & Delibes, M. (2016). Conflict misleads large carnivore management and conservation: brown bears and wolves in Spain. PloS one, 11(3), e0151541.

Stone, S. A., Breck, S. W., Timberlake, J., Haswell, P. M., Najera, F., Bean, B. S., & Thornhill, D. J. (2017). Adaptive use of nonlethal strategies for minimizing wolf–sheep conflict in Idaho. Journal of Mammalogy, 98(1), 33-44.

Treves, A., Krofel, M., & McManus, J. (2016). Predator control should not be a shot in the dark. Frontiers in Ecology and the Environment, 14(7), 380-388.

Wallach, A.D., Ritchie, E.G., Read, .J & O’Neill, A.J. (2009). More than Mere Numbers: The Impact of Lethal Control on the Social Stability of a Top-Order Predator. PLos One  4(9), e6861.

Wielgus, R.B. y Peebles, K.A. (2014) Effects of wolf mortality on livestock depredations PLoS One 9(12), e113505.